El diseño de las copas y su función

91 459 80 30
El diseño de las copas y su función

La reparación de las copas de cristal, concebidas para distintas bebidas, es una tarea  requiere sumo cuidado y cierto conocimiento de cada uso.

El diseño de cada una de estas piezas de cristal no es una cuestión arbitraría, ya que la morfología y el tamaño de cada copa responde a las cualidades de la bebida para la que fueron concebidas. Así, cualquier amante del vino que se precie de ser capaz de reconocer la calidad y la riqueza de matices de su bebida, debería reconocer también el recipiente idóneo para su libación.

En primer lugar, debemos tener claro que las copas de mayor tamaño, siempre que solo sean levemente abombadas, estarán destinadas para servir agua o zumos.

La copa de vino tinto se distingue por ser ancha y tener una gran cavidad abombada. Hasta hacer relativamente poco tiempo eran algo más pequeñas que las destinadas para el agua,  pero desde hace unos años se tiende a imponer la copa de vino de gran tamaño. Lo más correcto es llenarla de vino solo entre 2/5  y 3/5 de su capacidad.

Por el contrario, las copas de vino blanco son ligeramente más estrechas y pequeñas que las anteriores. Este menor tamaño es debido a que el vino blanco debe tomarse frío, y no debemos dar lugar una vez servido a que pierda su temperatura ideal en una copa grande Por este mismo motivo, en este  caso lo más correcto es llenar la copa hasta 2/5 de su capacidad.  

Cualquier sumiller diletante, y no solo los especialistas en vino o los expertos en la reparación de copas de cristal, deberían conocer la idoneidad de pieza para su bebida.

 En Talleres Calvo sabemos  que si deseamos disfrutar plenamente un buen vino necesitaremos una copa que esté a su altura. Confía en nosotros.