Cómo cuidar tu cristalería

91 459 80 30
Cómo cuidar tu cristalería

El grabado de copas de cristal es una técnica excelente para personalizar nuestra cristalería. No obstante, con unas piezas tan especiales en casa, es necesario tomar ciertas precauciones para conseguir que no se estropeen y que nos duren toda la vida brillantes y sin ninguna raya.

Para empezar, a la hora de la limpieza, es fundamental lavarlas a mano y evitar, totalmente, los lavavajillas. El agua con el que lavemos nuestras piezas de cristal debe estar templada, ya que los cambios bruscos de temperatura maltratan el material y podrían, incluso, llegar a romperlo. Para evitar que el grabado de las copas de cristal se estropee es muy importante que usemos esponjas muy suaves

Esta es la fórmula para hacer una limpieza diaria de nuestras copas. No obstante, si necesitas hacer un lavado a fondo de tus piezas favoritas, puedes utilizar vinagre o una mezcla de agua, detergente y amoníaco. En cualquiera de los casos, después de lavarlas es imprescindible secarlas bien para evitar que se queden marcas de agua sobre la superficie.

A la hora de guardar nuestras copas de cristal grabadas debemos tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, es mejor evitar que las piezas se toquen entre sí. Además, para evitar que cojan polvo y protegerlas del sol podemos guardarlas en un armario, siempre de pie para que no se estropeen los bordes.

Cuando estemos usando las copas tendremos que recordar que cuanto más tiempo tengamos un líquido depositado en la copa, más posibilidades tendrá de manchar el cristal de la pieza (¡especialmente si se trata de vino tinto!). Por ello se recomienda enjuagar las copas enseguida tras una buena comida o cena.

En los Talleres Calvo conocemos todos los secretos del cristal y podemos ayudarte a mantener en perfecto estado, como el primer día, toda tu cristalería.